febrero 12, 2021

Casi algo que duele en casi todo

By In San Valentín

Por Ilse Gaytán

Las relaciones amorosas han cambiado tanto con el paso de los años, a los padres les resulta extraño ver como se sufre por alguien con quien no se tuvo nada realmente, aunque sí se tuvo, o no se sabe, así de confusos son los casi algo que duelen en casi todo. 

Ese chico que parece estar tranquilo con cualquier situación, que te habla bonito, te invita a salir, pero también se desaparece algunos días y no se le puede reclamar porque no se es nada, sin embargo tu corazón piensa que sí y se va creando un mundo ideal en que algún día sí se sea algo. 

Cuatro meses, seis o hasta más de un año suele durar la gente en ese tipo de relaciones… Bueno corrijo, en esas no relaciones que dan todo y no dan nada, que puedes quererlo, pero no de más, pueden tener citas, pero no presentarlo a tu familia, pueden hablar de que harán la siguiente semana, pero no en un año.

Muchas personas hemos tenido un casi algo, en mi caso fueron unos meses muy confusos, en los que me sentía la mujer más importante para él y en unos minutos alguien que lo molestaba porque no me contestaba en horas.

Este tipo de sensación es adictiva porque es un impacto de dopamina que cuando se disipa solo quedan los pensamientos reales de que está pasando y adonde se va, pero siempre es más sencillo buscar esa felicidad instantánea que reflexionar sobre el impacto de tu existencia en los otros.

Cuando decidí salir de mí casi algo no fue sencillo, pensé muy bien las palabras y por más que me creí lista para cualquier escenario no puede contener la destrucción de mi corazón.

La típica frase de “¿Qué somos?” fue suficiente para ver como cambiaba su expresión facial y aquel chico dulce se volvía alguien tan inseguro y egoísta, pidió que no etiquetáramos lo nuestro y yo solo pensé que todas las señales de amor que se despedazaban en mi sonrisa relajada diciéndole que estaba bien, aunque no lo estaba.

Mikoto.raw en Pexels

La comunicación se perdió, ya no estábamos en la misma sintonía porque decidí exponer mis sentimientos y se quebró la ilusión, porque sí, ese casi algo me dolió en casi todo mi corazón, pero porque quité la capa de expectativas hacia él y lo que podría ser, en vez de lo que era.

Mucho tiempo después y antes de que le pusieran nombre entendí que no hubo responsabilidad afectiva de su parte, no me quiso y ese cariño desaprovechado pude dármelo a mí misma.

Era la representación de una mínima o nula responsabilidad afectiva que alimenté con anhelos y en vez de restar puntos a sus patanerías, lo justifiqué, como de igual manera pasa en una relación formal que no es para nada sana ¿Qué las diferencia? Solo que en una hubo una pregunta para dejar claro que hay un compromiso, aunque la comunicación se debe de trabajar día a día, no solo cuando dices que se quieren en serio, es saber que eres libre de preguntar lo que sea para aclarar cualquier cosa.

No por tener o no “algo” con otra persona debe de quererte incondicionalmente y pasarte todo, importan ambos y no se puede ser un equipo si una de las partes quiere estar en la cima siempre.

Leave a Comment